como-movilizar-al-ganado-de-forma-efectiva-1920

El congreso anual de ANEMBE de Medicina Bovina tuvo lugar en Pamplona los pasados 28, 29 y 30 de junio. La vigésimo segunda edición, bajo el nombre de «Estrategias para el manejo práctico del ganado en granjas lecheras» recibió a numerosos expertos en la materia. Uno de ellos fue Gerard Cramer, de la Universidad de Minessota, el cual no dudó en compartir sus conocimientos sobre cómo mover de forma efectiva a una vaca.

Características de la vaca

Para todo ello, lo fundamental es, primero, conocer algunos aspectos de estos animales. Solo una persona realmente conocedora de todo sobre estos mamíferos será capaz de desenvolver cualquier actividad con éxito.

Las vacas son animales presa, lo que significa que tienen los sentidos altamente agudizados en aras de conocer en todo momento el entorno que las rodea, siempre en busca de algún peligro, como un depredador. La vista y el oído son sus principales aliados.

Hablando de la primera, pueden llegar a visualizar en un ángulo de entre 300 y 330º. Tan solo un único punto ciego, que se sitúa detrás del rabo, aproximadamente de 80º. Es, generalmente, esta zona la que se utiliza para guiarlas.

Con todo ello, sus continuos movimientos de cabeza les permiten tanto conocer la profundidad del entorno como captar cualquier sonido y localizarlo en su ubicación.

Cómo manejar al ganado

Es importante conocer las tres zonas para movilizarlas y manejarlas:

  • Zona de huida. La vaca huirá de forma incontrolada si entras en esa zona, que se aplica a escasos centímetros de su cuerpo.
  • Zona de presión. Un metro y medio de separación será suficiente para que el animal se sienta más seguro y sea más fácil moverlo.
  • Zona crítica. El mamífero no huirá, sino que atacará.

La incidencia debe realizarse siempre sobre la zona de presión. Serán nuestros brazos y manos los encargados de guiar su camino —nada de palos—. Para ello, se deberá ejercer presión y soltar de forma alternativa.

Consideraciones

  • Nunca alces la voz, ya que los gritos son altamente molestos para ellas.
  • No las golpees para dirigirlas.
  • Por supuesto, nunca utilices herramientas eléctricas para conseguir tu propósito.
  • Evita el estrés en el animal —la producción de leche se ve alterada—.
  • Sé paciente y deja que conozca el entorno.
  • Controla los movimientos si no quieres entrar en zona de huida o crítica.
  • Vigila la posición para que el traslado sea efectivo.

Fuente: Campo Galego

0
Comentarios

Deja un comentario