las-preocupantes-secuelas-de-los-incendios-forestales-1920

Ante la trágica situación que se está viviendo en Galicia, Asturias y Portugal por los incendios forestales es preciso hablar de las causas y consecuencias de este desastre natural. Dañan los ecosistemas y los bienes suponiendo gastos económicos. No obstante, lo que más hay que lamentar en esta ocasión es la pérdida de vidas humanas.

¿Por qué?

Es importante recalcar que la mayoría de los incendios forestales son provocados por los seres humanos ya que no comienzan únicamente por una ignición. Material seco o combustible es lo que ayuda a que el fuego se propague de forma rápida y devastadora. Entonces se puede decir que los incendiarios son el factor determinante para el aumento de este tipo de quemas. Aunque también influirá:

  • El cambio climático con mayor sequedad en los espacios verdes.
  • Medios rurales abandonados con gran cantidad de vegetación matorral junto a viviendas.
  • Deficiente política forestal de las administraciones públicas. Conviene no recortar presupuestos en el ámbito medioambiental para que las medidas preventivas no se apliquen solo los meses de otoño e invierno que es cuando no suele haber incendios.

¿Cómo?

Existen dos tipos de incendios forestales:

  • Causas naturales. Aquellos que se dan por la caída de un rayo en una zona con mucha hierba seca, por la orografía, por actividad volcánica, por clima extremo o por las características de la vegetación natural. Son muy pocos los incendios naturales que se originan.
  • Causas humanas. Pueden ocasionarse por las negligencias con el uso de fuego para barbacoas u otras actividades, accidentes, incendios intencionados, exceso de carga de combustible, deficiencias en los medios y dispositivos de prevención y extinción, falta de sensibilización y participación social, etc.

Efectos perjudiciales

Al tener lugar un incendio forestal en mayor o menor medida aparecen los siguientes daños:

  • Destrucción de hábitats de especies.
  • Deforestación.
  • Pérdida de biodiversidad.
  • Destrucción y degradación de recursos naturales.
  • Contaminación de aguas.
  • Aumento de las emisiones de CO2 a la atmósfera con el consecuente incremento del efecto invernadero.
  • Riesgo de erosión y pérdida de suelo.
  • Desertificación.
  • Pérdida de bienes materiales y, en el peor de los casos, muertes de animales y personas.

Fuente: RENOVABLES VERDES

 

 

0
Comentarios

Deja un comentario