ayudas-a-agricultores-afectados-por-fenomenos-climaticos-1920

Las grandes precipitaciones vividas en la última semana de agosto afectaron no solo a entornos urbanos, tal y como recogen los principales medios de comunicación del país, sino también, y muy especialmente, al sector agrícola. Ante situaciones de estas características, los agricultores ven como el trabajo de todo un año puede verse reducido a la nada cuando las heladas, las lluvias torrenciales o la nieve, entre otras, hacen acto de presencia.

Con el objetivo de conocer las pérdidas ocasionadas por la granizada del pasado 27 de agosto, la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha procedido a reunirse hace unos días con el alcalde del ayuntamiento ourensano de Cenlle, Gabriel Alemparte, con su homónimo de Castrelo de Miño, Xurxo Rodríguez, y con la directora general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, Belén do Campo.

Ayudas ante fenómenos climáticos adversos

Tras la celebración de esta junta, ha sido la conselleira de Medio Rural la encargada de comunicar la línea de financiación que se aprobará por el Consello da Xunta en aras de proteger a los agricultores afectados por fenómenos adversos. El presupuesto de estas ayudas asciende hasta los 1’5 millones de euros durante lo que queda de 2017 y 2018.

A estas medidas, se le sumará la desgravación en el IRPF de los labriegos damnificados, aún en trámite, ya que será la Xunta de Galicia la encargada de solicitar al Gobierno central la misma.

Por supuesto, no ha dejado de incidirse en la importancia de contar con seguros agrarios que cubran situaciones negativas de este tipo. Como ejemplo, el propio Medio Rural destina 4’7 millones de euros a la financiación de subvenciones en cuanto a la contratación de pólizas se refiere.

Daños en los cultivos de viñedo

No pudo evitarse hablar sobre la situación actual de los cultivos de viñedo tras los daños registrados por el granizo. Según explican los informes preliminares elaborados por técnicos de Medio Rural, la rotura en ramas y hojas se ha acompañado de daños en las uvas y en caída de racimos. Ahora se baraja la posibilidad de declarar ambas regiones de Ourense «zonas de emergencia».

Ya desde el pasado mes de abril, sindicatos agrarios como Unións Agrarias, la Fruga y el Sindicato Labrego reclaman ayudas directas para viticultores y ganaderos.

Fuente: Campo Galego

0
Comentarios

Deja un comentario